REFLEX: Buena fé

>> martes, mayo 16, 2006

Hablando con una amiga sobre... lo que la gente dice de tí. Os voy a poner un ejemplo de lo que me ocurrió:

Hace un tiempo (un par de años), tenía una amiga que no se dejaba influenciar por lo que decían de los demás. Simplemente buscaba la defensa de esa persona. Y en caso de no defenderla, pues recurría a que no podemos saber todo sobre todas las personas, y que algo que no sabemos podía haber pasado. En sí, recurria siempre a la buena fé.

Hace poco, volví a tener una conversación larga con ella. Yo soy consciente de que a mí no me conoce y no hemos pasado de una relación superficial (eso no quita que la quiera un montón). Pero quizás se ha dejado llevar por lo que los demás dicen. Hay gente que a veces debería... callarse la boca, sobre todo cuando generan odios o prejuicios en otras. Todas las cosas que me echaba en cara podían ser lógicas... pero omitía la buena fe que podía haber tenido yo al hacer las cosas. Además, no puedo contarlo todo a todos... eso estaría bastante mal y hay cosas que debe reservarse uno.... aunque suponga que hablen mal de tí.

Por eso, ¡apelo a la buena fe!, sin la necesidad de conocer todo lo que haya pasado. En sí, esta muy mal echar en cara las cosas sin saber realmente lo que se dice. Y si quieres hacer bien las cosas, llama a esa persona, y te llevas hablando con ella 5 horas, hasta que todo esta claro. Pero esto hazlo sólo una vez... si se repite es que no aprende de esta forma.

Conclusión... defiende a las personas, y luego habla con ellas, pero sin echarle en cara nada de mala fe. No hables para contarte lo malo que los demas piensan, eso es problemas de los demas: háblale sobre lo que tu corazón piensa.

Me recuerda esto al blog de Celes, que puso el cuento de las tres rejas. Y es que a mi me lo hacen con demasiada frecuencia, otra razón por la que yo no lo hago.

1 han cogido un SUGUS:

Sergio martes, mayo 16, 2006 4:32:00 p. m.  

Extraido del Blog de Celeste:

LAS TRES REJAS
El joven discípulo de un filósofo sabio llega a casa y dice:
-Maestro, un amigo estuvo hablando de ti con malevolencia...
- ¡Espera! - lo interrumpe el filósofo - ¿hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?-
-¿Las tres rejas? Preguntó el discípulo.
-Si, la primera es la verdad. ¿Estás seguro de lo que quieres decirme esabsolutamente cierto?
-No. Lo oí comentar a unos vecinos - dice el joven.
-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?
-No, en realidad no. Al contrario.
-¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta? - Pregunta el filósofo.
-¡A decir verdad, no! - comenta apesadumbrado el discípulo.
-Entonces - dijo el sabio sonriendo - si no es verdad, ni bueno, ni necesario,...sepultémoslo en el olvido.

Publicar un comentario

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO