REFLEX: Pisotéame

>> martes, octubre 11, 2005

Cuando era más pequeño, en el bachillerato, no tenía muchos amigos. Entre otras cosas, porque era el débil de la clase, con el que todo el mundo se metía. Era muy facil insultar al más débil para proclamarse el rey de la clase. Claro está, todos siguen al rey, y con ello deben pisotear al débil o no hablar con él, pero nunca ser su amigo, porque siéndolo, te rebajas a ser tambien el más debil.

Yo, impotente de la situación, no sabia que hacer. Además, no tenía muchos amigos porque vivía a las afueras de la ciudad, lo que no me permitia tener un grupo adicional de amigos. Lo único que podía es pasar lo más desapercibido y dedicarme a mis estudios.

Pero esto no funcionaba: cada vez que pasaba de todo lo que me decían, el tono de los insultos aumentaban. Es más, llegaban a rumorear cosas de mi que jamás había dicho, pero que era la "comidilla" para hacerse más amigo de los demás.

De vez en cuando, cada ciertos meses, aparecía alguno que me defendía. Pero era sólo para dárselas del bueno del lugar, ya que así todos le tendrían respeto (¡que razón tiene X persona, que ayuda a los pobres!). Eso sí, jamas se podía hacer algo para dejar de ser el jefe de la clase.

Todo esto provocaba en mi muchas depresiones: me veía impotente frente a los que me querían pisotear, y me dejaba pisotear, porque no sabía qué otra cosa hacer.

Para mi, llegar a la universidad suponía una alegría: podía ser como yo quería ser. Podría dejar de estar oprimido por los que imponían sus insultos. Podía hacer cosas por mi mismo y con ello ayudar a mas personas que estaban en mi lugar. Y todo porque nadie conocería mi pasado, nadie se fijaría en el "qué me ha dicho otro".

Pues no, empezaron a tratarme igual. A pasar de mi y de apartarme. Por ello, volví a enfrascarme en mi, y tenía mucho miedo de la gente. Me sentí muy derrotado ¿porqué me trataban así en todos lados? ¿era mi forma de ser? ¿tenía que cambiarla para ser como los demás quería?

No. No fue eso. Unos años después, un amigo me confesó que cuando entré en el colegio mayor, el único compañero de mi instituto que vino a estudiar en mi misma universidad (uno de esos jefecillos que me defendian para darselas de guay), me había puesto verde con los mismo rumores para ganarse a la gente. Esto me dolió bastante, pues no podía haber sido en la universidad como yo quería ser.

Por eso, mi vida, empezó cuando fui a Alemania. Allí sólo me conocía una chica con la que había echo toda la carrera y es un amor. Siempre me ha defendido y la quiero mucho. Debido a que por entonces mi novia me dejó, estaba sólo y sin apenas amigos, en un país extranjero... tarde como 5 meses en adaptarme al Sergio actual.

El Sergio actual es el que quiere ser, el que hace lo que él quiere y que es excesivamente sensible debido a los problemas que ha tenido en el pasado. Mis amigos de
Alemania me ayudaron mucho, porque me dejaron ser como yo quería: me ayudaban, querían compartir conmigo sus fiestas. Y me hicieron feliz. Ninguno pretendía pisotear a ninguno, y todo se hacía en grupo.

Y desde entonces, hago las cosas que yo quiero. Y procuro, frente a mi sensibilidad, no dejarme influir por los que me quieren pisotear. No hacer caso al "es que otro me ha dicho de ti". Y más de una vez, no he querido oir lo que otros opinan de otros, porque nunca es lo que se ha dicho ni se ha dicho de esa forma. De hecho, a algunos les ha dado incluso rabia que diga que no quiero oir lo que dicen de mi, porque (como dice el mensaje de las tres rejas), ni es verdad, ni es necesario, ni es bueno. Pero por rumorear...

No intentes cambiar tu forma de ser. Huye de la gente ruidosa. Lo que debes hacer es cambiar de circustancias. Siempre habrá un sitio donde te quieran más que te odien. Siempre podrás hacer cosas en sitios donde te quieren, aun sabiendo que no haces las cosas perfectamente. Y no te dejes influir por los que te quieren hacer daño con insultos para darselas con razón.

Dedicado a todos los que están en el instituto, en especial a uno que sabe quién es (ánimo, ya acabas el insti), que sepa que a mi tambien me pasan estas cosas. Tienes que saber que no hagas caso a los insultos: no son verdad, lo hacen para hundirte, y no te los creas: los demás te quieren y te respetan TAL COMO ERES. ;)

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO