REFLEX: Empieza pensando bien

>> martes, marzo 28, 2006

Cuando confias en un amigo, éste aprende cosas profundas sobre tí, cosas que no cualquiera puede conocer.

Un amigo puede que en un punto use contra tí esos conocimientos: sabe mejor que nadie dónde hacerte daño. Ocurre el caso en el que al confiar en un amigo, éste tiene dos opciones sobre un pensamiento que tu le cedes:

- Que piense que algo malo te ha pasado, comprenda como te sientes y que piense que, por algun motivo, te explicaste mal o algo que no sabe te ha pasado.
- Que use mal ese conocimiento y pretenda atacarte con él.

En el segundo caso, es un comportamiento egoista. Si realiza esto, pueden pasar otras dos cosas: que reconozca que pensó mal de tí sin conocimiento autentico, y que pida perdón "de corazón"; o que no lo reconozca y siga en sus trece, aunque pida perdón "porque la situación lo requiera", pero no de corazón.

A mi me han hecho esto, y me dolió mucho. Realmente entiendo que tuve amigos que ya no lo son, por el hecho que adoptaron esta última opción: Hacerme daño, sabiendo que yo no quería hacerlo, y regocijarse en que era mi error. Además, lejos de pedir perdón, querían que "reconociese" continuamente mi error.

Lo siento, me humillo sólo cuando creo que no llevaba razón y hasta cierto punto. A partir de ese punto, prefiero dejar tierra por medio dejando bien las cosas. "Que corra el aire" como se dice.

Un amigo, hagas lo que hagas, no empieza pensando mal de tí, sino intentando comprenderte. Y en el caso que no lo haga, pide perdón.

Y esto va dedicado a un amigo, para que sepa que no es el único al que le pasan estan cosas. El tiempo todo lo cura... pero deja rastro y terreno de por medio.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO