REFLEX: Mateo 21: 28 - 32

>> lunes, septiembre 26, 2005

Primero os pongo el texto y luego me expandoa comentarios:

Mateo 21: 28 - 32

28 «Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Llegándose al primero, le dijo: "Hijo, vete hoy a trabajar en la viña."
29 Y él respondió: "No quiero", pero después se arrepintió y fue.
30 Llegándose al segundo, le dijo lo mismo. Y él respondió: "Voy, Señor", y no fue.
31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?» - «El primero» - le dicen. Díceles Jesús: «En verdad os digo que los publicanos y las rameras llegan antes que vosotros al Reino de Dios.
32 Porque vino Juan a vosotros por camino de justicia, y no creísteis en él, mientras que los publicanos y las rameras creyeron en él. Y vosotros, ni viéndolo, os arrepentisteis después, para creer en él.

Y es que, gracias a Dios, conozco a mucha gente que me dice una cosa, y luego actua en la vida de una forma excepcional. Por ejemplo, tengo discusiones, charlas o forma de decir las cosas con la gente que provoca que pensemos una cosa incorrecta de él. Pero en la vida las apariencias engañan, y lo que menos se nota es cuando alguien actúa, sin importarle lo que dice o que nadie se de cuenta de lo que ha hecho.

Por otro lado, conozco a personas que, simplemente, son conocidos: porque hablan mucho mucho mucho... y luego actuan poco poco poco. Y esto lo digo porque conozco a muchos que hablan de amor a los demás y luego no actuan con ningún amor.

Yo tengo un defecto, quizás peco de poca humildad. No hago las cosas para llamar la atención, pero si las hago porque por mi forma de ser me gusta expresarlo todo... lo que provoca que en parte hable con poca humildad. Pero nunca hablo para humillar a nadie y creo que nunca me he puesto por encima de nadie, más bien por debajo, porque conscientemente sé que los demás son mejores que yo, y el que no, le intento poner a mi altura. Porque si tengo que ser el último, yo el primero en serlo. Sólo hay un caso en el que me quiero poner por encima de alguien: y es cuando ese alguien se quiere poner encima de los demás. Digamos que procuro ponerme por encima de ese "ser superior" en la medida que pueda rebajarlo para poner a todos los demás al mismo nivel.

Esto último mejor lo explico: Uno se hace el superior. Yo procuro la igualdad. Yo me pongo por encima del superior, con lo que todos estamos al mismo nivel, rebajando el ser superior al mismo nivel. Para esto, se necesita un conocimiento del tema superior al del "ser superior" ó un apoyo directo de otro con conociemientos superiores que te den la razón.

El problema es cuando llega la cabezonería... que hace que el superior se quiera quedar donde esté. Entonces mejor desaparezco o intento llegar por otros temas, porque no esta conmigo las causas perdídas ni luchar contra las personas.

Ufff... que rollo ¿no? Es que estas cosas las tengo que hablar en persona mejor, porque, como siempre: Yo hablo y digo unas cosas... pero luego actúo en otras.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO