Lo que dijo Juan Pablo :)

>> jueves, septiembre 29, 2005

Juan Pablo II: Los discapacitados mentales, testigos de la ternura de Dios
Gracias por este documento, Celeste. Sobre todo, porque las cosas de Juan Pablo II les tengo un cariño muy especial.


ASTEL GANDOLFO, 26 septiembre 2002


«Testigos particulares de la ternura de Dios», así definió Juan Pablo II este jueves a los discapacitados mentales al encontrarse con delegados de 75 países de la Asociación «Fe y Luz». Ofrecemos el texto completo de la intervención del Papa.

* * *

Queridos amigos:

Estoy muy contento de acogeros a vosotros, que representáis a la Asociación internacional «Fe y Luz»; saludo en particular a Marie-Hélène Mathieu y a Jean Vanier, sus fundadores.

Nacido en Lourdes, vuestro movimiento ha recibido mucho de la gracia de ese lugar particular, en el que los enfermos y discapacitados ocupan el primer lugar. Al acoger a todos esos «pequeños» marcados por la discapacidad mental, vosotros habéis reconocido en ellos a testigos particulares de la ternura de Dios, de los que debemos aprender mucho y que ocupan un lugar específico en la Iglesia. Su participación en la comunidad eclesial abre el camino a relaciones sencillas y fraternas, y su oración filial y espontánea nos invita a todos a volvernos a nuestro Padre de los cielos.

Pienso también en sus familias que, gracias a vosotros, se sienten ayudadas en los sufrimientos y ven cómo su desesperación se transforma en esperanza para acoger con humanidad y en la fe a sus hijos discapacitados. Descubren el camino de la conversión que el Evangelio ofrece al hombre: por la Cruz, expresión del «amor más grande» del Señor por sus amigos, cada uno puede participar en la vida de Dios, que es amor. Quisiera daros las gracias una vez más por vuestro testimonio en nuestra sociedad, llamada siempre a descubrir la dignidad de los discapacitados y a acogerlos e integrarlos en la vida social, aunque quede mucho por hacer para que se respete realmente la dignidad de cada ser humano y para que no se atente jamás contra el don de la vida, especialmente cuando se trata de niños afectados por la discapacidad. Vosotros trabajáis con generosidad y competencia. Reconozco también el valor de las familias y de las asociaciones que se ocupan de los discapacitados. Nos recuerdan el sentido y el valor de toda existencia. Queridos amigos, al confiar encuentro a Nuestra Señora, os deseo un trabajo fecundo para renovaros en la fuerza de vuestro compromiso al servicio de una bella y noble causa. A cada uno de vosotros, y a todos los que representáis, otorgo de todo corazón una especial Bendición apostólica.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO