Yo me quiero ir al campo

>> sábado, enero 19, 2008

Va a ser que no lo voy a vivir... y no me preocupa. Hay veces que resulta más bonito ver cómo avanza la tecnología que llegar a ella. Me explico: A mi me encantaba cuando, con 9 años, programaba en mi Amstrad CPC: ¡Incluso tenía disketera en vez de cinta! Podía grabar mis programas, cargarlos rápidos. No os digo nada lo que me costó tener mi primera Gameboy, con la que me "jartaba" de jugar al Tetris.

Y ahora... ya nadie programa y la Gameboy sólo le falta sacar hologramas.

No es dificil ver el futuro a nivel tecnológico. Quizás yo veo dos: el cercano y el lejano.

El cercano es el que me va a pillar. En éste, tendremos todos "los cachibaches" que usamos ahora reunidos en uno: movil, ipod, cartera, billetes cámara de fotos, portatil... Esto es algo que todo el mundo intuye, pero lo curioso es que nada de esto almacenará los datos en el propio "cachibache": sino que estará almacenado en la red de internet. De esta forma, lo único que perderías sería tu aparato, y no los datos.

Estaremos mucho más controlados cada día: Aunque las leyes no lo permiten, poco a poco un ser humano podrá ser perseguido para ver "si es bueno". Es decir, los hombres podrán ser localizados, incluso saber si viajan superando el límite de velocidad. Esto no es bueno: es suponer que el hombre es malo por naturaleza y tiene que ser sobre-controlado por la humanidad. PAra explicarme mejor: cada vez se hace más uso de los abogados, que de una charla o convivencia para arreglar los problemas. Total: yo ya tengo la experiencia de que el que gana usando la "justicia" no suele ser el bueno.

Las carreras universitarias se tendrán que dividir en muchas subcarreras, ya que cuanto más sabemos, más especialistas necesitamos: La capacidad de un ser humano es la misma que hace 2000 años, con lo que debe centrarse uno en una sola cosa para progresar.

¿Y lo lejano?
Los campos magnéticos serán la forma de transportarnos, ya que será más económico. Los nanotubos nos dejaran hacer edificios de kilómetros de altura, con los que podremos subir al espacio (Hoy en día ya podríamos hacer un edificio de Fibre de carbono de 40 km de altura... pero a ver quién lo paga).

¿Y yo qué pienso?
Pues debo ser un romántico, pero cuanto más pasa, más nostalgia tengo a ir en bici por un pueblo, a hacer ramo de margaritas (que luego se los daba a mi mami). A subirme por un barranquillo. A caerme y hacerme daño (los niños de hoy en día, con la sobre-protección, no se les permite moverse de la tele). Tengo nostalgia a construir cabañas con todas las tonterías que tenía mi abuelo en el garaje de su campo de olivos. O subirme a los olivos y a recoger caracoles. A construir con TENTE huchas. A "organizar" un super-boquete en la playa, y que todos los padres nos lo censuren por peligroso (jajaja... hasta vino la policia).

Vamos, que cuanto más vives, más te das cuenta que la sobredosis de datos te mantiene tenso y no te deja vivir tranquilamente.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO