Te concedo un deseo...

>> domingo, noviembre 04, 2007

Si quieres... te concedo un deseo. Todo el mundo tiene un deseo. Es más: todo el mundo tiene varios deseos. Pero seguramente tienen sus prioridades: sólo puedo conceder un deseo cada vez. Piénsatelo bien... Medita... Respira tranquilamente...

¿Ya lo tienes?


Pues bien. Ahora te voy a poner dos reglas para que se cumpla: es el precio que debes pagar para que se te conceda el deseo. Son sencillas, pero complicadas de realizar por un humano. Precisamente porque al ser un humano, tienes limitadas dos cualidades, las cuales debes aprender a valorar a lo largo de la vida. Te las digo luego, primero van las reglas:

La primera regla es q
ue pienses bien el objetivo que pretendes. No puedes pedir cualquier cosa como si hubieses encontrado al genio de la lámpara. No vale "Que me toque la lotería" ¿Porqué? Porque en el caso que pase eso, no mejorarían las dos cosas que debes aprender. Piénsalo bien ¿que ganas con la lotería? ¿realmente crees que la necesitas? ¿tu principal problema en la vida es que no avanzas por culpa del dinero? Si es así, creo que debes meditarlo, pues estas pidiendo el deseo equivocado.

Tampoco puedes pedir "que todo el mundo sea bueno"; ya que si realmente pensases eso, deberías empezar por tí mismo. No, no, no... eso tampoco puede ser concebido. Además: privarías de la libertad de elegir a las personas, su capacidad de aprender qué es bueno y mano. ¡No, no me vale!. Ten en cuenta que todo el mundo tiene derecho a un deseo. Y si no pueden elegir, no pueden pedir deseos.


Siendo más radical, no puedes pedir que no se muera nadie. A todos nos pasa
rá tarde o temprano ¿acaso estas pidiendo que sea después de tí? Y si eso es así ¿acaso es que quieres morir primero?. Ambas respuestas entablan un sentimiento egoísta:o por ti, o por los demás. El paso por la vida tiene su tiempo, y cuando se acaba para alguien provocan situaciones en la vida que te hacen valorar y aprender.

Como ves, estoy restringiendote mucho los deseos que pides. No es porque no quiera concedértelo, sino porque realmente no es tu primera prioridad. Por ello, te voy a ayudar: a la hora de pedir un deseo, debes pensar en las consecuencias que provocará: tienes que decir "¡quiero esto... para provocar esto!". Bien. Pero luego piensa en lo que has provocado: ¿sigue siendo un objetivo bueno y honesto?. Me explicaré con un ejemplo: "Quiero que Pepe acabe la carrera". Con es
to "Pepe acaba". Pero Pepe resulta que ha acabado una carrera que le lleva por el camino de la avaricia. Se vuelve rico pero infeliz... y ese no era el objetivo. Es un ejemplo absurdo, pero ya se te ocurrirá a ti algo que se te pase por la cabeza.

¿Ya lo tienes? ¿Esta meditado? ¿Lo pides con el corazón?






Pues la segunda regla es: Debes decírselo a una persona. Pero no vale "el amigo con el que siempre hablas". No... debes meditar también a quién decírselo. Quizás incluso te ayude a darte cuenta que no era tu deseo prioritario. No es que "hables con la persona y te escuche"; mas bien es que "le estas pidiendo ayuda". ¡Mira que es difícil esto!: pedir ayuda. Pero tu en principio sólo le dices tu deseo. Si es la persona adecuada, ella misma interpretará que necesitas ayuda. Y algo... algo de este mundo se moverá.


Aceptar el deseo.
Estas son las reglas para pedir. Ahora queda la aceptación del deseo: ¿Cuando se concede el deseo? Las consecuencias son las siguientes: en algún momento, tu mismo o las circunstancias te llevarán a realizar un cambio. Seguramente, y en un principio, no verás que tenga relación con tu deseo. Puede ser la aparicion de una nueva persona, el cambio de ciudad, un viaje largo, una actitud amable con cierta persona... No lo se... pero los hilos están atados: algo provocará... que se conceda la parte de tu deseo que necesitabas. Y quizás no llegues a darte cuenta nunca que eso era parte de tu deseo... pero créeme que es concebido.

Y hasta aquí la tienda de los deseos. Si has pensado en algún momento "¡Así cualquiera concede!" es que realmente... no tenias deseo... o quizás es que te has rendido porque parte del deseo dependía de ti.


¡Ah! Me queda algo... ¿Cuales son las cualidades limitadas? Pues dos por las cuales estamos en este mundo: El conocimiento absoluto y el amor absoluto. Partimos de cero en las dos, jamás conseguiremos lograr el "absoluto" pero siempre, siempre, aumentaremos en las dos mientras vivamos. Todo, porque somos seres únicos que se nos concedió el poder de la elección.

TU DESEO HA SIDO CONCEBIDO.

2 han cogido un SUGUS:

celeste domingo, noviembre 04, 2007 3:32:00 a. m.  

JO!¿Qué bien no?Yo creo que he aprobado los pasos, asique ¡espero que se me cumplen!jejeje. Si no,...¡¿Dónde tengo que reclamar?!jejej.
Yo hablo todos los días con alguien, para que se me cumple un deseo que lo tendré siempre, y nunca me cansará de desearlo. Aunque a veces pienso, que hago menos de lo que debería, sí.
El secreto es amar, cuando descubres que es realmente, ¡nunca más volverás a ser el mismo! y tendrás mil deseos, que la mayoría, dependan de ti!!

Bueno, suerte con vuestros deseos, que yo me pongo manos a la obra con el mío, o los míos.

¡Muaacks!

Sugus domingo, noviembre 04, 2007 11:13:00 a. m.  

¿Recuerdas? Tengo superpoderes.

Y tu también los tienes. Bueno.. todo el mundo los tiene, pero no sabe usarlos o no confía en su propio poder.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO