México DF: La virgen de Guadalupe

>> martes, abril 25, 2006

Justo cuando salía de México destino a Japón, tenía un descansito en el aeropuerto de 5 horas... lo que me hizo ir a ver uno de mis sueños: La Virgen de Guadalupe.

La historia la teneis en http://www.virgendeguadalupe.org.mx , página web de la basílica. Os lo resumo aquí, aunque el escrito no tiene desperdicio por el cariño con el que se relata:

En sí, la Viergen María se la apareció numerosas veces a Juan Diego, un campesino indígena que no sabía español (era el año 1531, todavía no sabían nada de Jesús, ya que apenas se había descubierto américa). Le pidió que fuese a la casa del Obispo para que le hiciese un templo. Fué un par de veces pero el Obispo no le creyó.

Pero a la tercera, la Virgen le dijo a Juan que subiese al monte, y que cogiese flores para llevarselas como prueba. Era invierno, y por el clima de la zona es imposible encontrar el tipo de flores que Juan Diego encontró en la cima del monte (flores que antes no estaban, pues era el sitio de las apariciones).

Juan Diego le llevó las flores en su "Tilma" (una especie de manta que llevan los indígenas). LA Virgen le había indicado que no enseñase las flores a nadie que no fuese el Obispo. Cuando consiguió dárselas, al abrir el manto, las flores se convirtieron en lo que hoy se llama el manto de la Virgen de Guadalupe: Una imagen dibujada en el manto... por manos de la propia Virgen.

El Obispo pidió perdón y construyó el templo. Millones de indígenas se convirtieron al catolicismo cuando apenas ninguno conocía a la Virgen.




Hoy en día la Virgen de Guadalupe es la patrona de América. Y la imagen contiene mucho misterios. Entre ellos esta el hecho de que sus ojos se esten cerrando poco a poco (contrastando fotos antiguas del manto). También que en el Iris de la Virgen se distinguen las figuras de las personas que estaban delante cuando Juan Diego extendió su manto (para eso hay que ampliar la imagen). Y otra curiosisdad es que las estrellas del manto coinciden con el cielo que se veía en la ciudad de México precisamente ese día: el solsticio de invierno de 1531. Demasiadas coincidencias descubiertas posteriormente.

Por cierto: La Virgen de Guadalupe guarda perfectamente la proporción áurea, el número de oro. Y como esto lo entienden los arquitectos (que ya sabeis las implicaciones en la historia del arte de éste número) paso a comentar sobre arquitectura:

Arquitectura: El diseño de la basílica.
Son muchas los templos que se han ido construyendo debido a la masificación de visitas. El penúltimo está inclinado debido a que su suelo no es firme. Por ello el arquitecto mexicano Pedro Ramírez diseñó una basílica que soportase el suelo de la zona. Y si lo veis es una maravilla. No tiene ninguna columna en el interior, numerosas y pequeñas capillas componen los laterales. Y El manto de la Virgen parece cercano siempre. Es más: tiene un acceso interior por el que te pones casi enfrente y para los que estan en misa no molesta para nada, pues el paso esta oculto a la vista de las personas atentas a la oración. Es un juego de vistas en sí, pero cuidadosamente medido.


Al fondo, el manto. Como podeis ver se ve el altar y la gente alrededor. Detras del altar hay un paso "subterraneo" donde se puede acercar a ver a la virgen desde abajo. Pasa tanta gente que el paso tiene unos pasillos mecánicos para que no se queden atascadas las personas y todos puedan ver a la Virgen.


Y la cúpula se culmina con ésta entrada de luz, que al pasar el sol refleja en el suelo como si fuese un manto de rosas, como las que Juan Diego recogió cuando la Virgen se lo pidió.


Detras de mí y de color amarillo, la antigua basílica. No tengo ninguna foto en la que se vea claramente, pero os aseguro que está MUY doblado. De hecho, por dentro hay miles de cables intentando aguantar la estructura, que está deformada.



Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO