REFLEX: La medicina del corazón

>> martes, noviembre 29, 2005

Este finde ví una serie en DVD de dibujitos japoneses llamada Naruto. Ya he comentado algo sobre ella, pero de vez en cuando encuentro cosillas que me llaman la atención. Una es la historia de uno de los personajes, con el que me ví en parte identificado.

En sí, el personaje se llama Garaa. Es un chico al que, por circunstancias ajenas a él, nadie le quiere hablar. Nadie quiere ser su amigo. La situación era un tanto extrema, puesto que él, aun queriendo ayudar a la gente, le despreciaban o huían.

En una escena, Garaa quiere experimentar el amor hacia los demás. Él no puede recibir daño físico alguno, pero si recibe daño psicológico: y este daño no se puede curar con medicinas, sólo con amor.

Y en la búsqueda del amor de los demás, se ve frustrado cuando le lleva una medicina a un chico al cual le ha hecho daño sin querer. Éste le desprecia el gesto y le dice que se largue.

¡Qué dificil es curar el daño del corazón! Que fácil sería si supiésemos usar bien su medicina: el amor.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO