REFLEX: Confiar en uno mismo

>> martes, junio 07, 2005

Este Isaac me está provocando reflexionar mucho. Y es algo que no me gusta, porque cuando nos da por pensar, es que no estamos bien, algo no funciona.

Erase una vez un chico que hacía todo lo que estaba en su mano. Si quería comprarse un objeto, se lo compraba. Si quería quedar con los amigos, quedaba. Si quería realizar estudios, los estudiaba. Si quería viajar, viajaba...

¿Y porqué hacía de todo? Porque buscaba seguridad, confianza en sí mismo para afrontar la vida. Hay personas alegres por naturaleza y otras más depresivas. Yo me considero una persona depresiva que intenta ser alegre. Creo conseguirlo a ojos de los demás, pero no a ojos míos. ¿Porqué soy alegre sólo a ojos de los demás? Porque eso me ayuda a mi, me hace alegrarme. El problema es cuando uno no tiene algo en lo que apoyarse para estar seguro de si mismo.

Creo que todo el mundo tiene o puede conseguir su seguridad apoyandose en algo. Conozco a gente que ese apoyo es el dinero, sobre el que basan su forma de vivir. Tambien está el poder, el domino sobre personas. Pero lso amigos son otra forma de apoyo. El trabajo, donde muchos se encierran. La religión, de la que puedes llegar a ser un fanático. La novia... En éste último punto, es donde yo basé mi seguridad en su día. Tenía una persona a la que cuidar, preocuparme por su felicidad, abrazarla cuando lo necesite, mirarla cuando lo requiera y, sobre todo, amarla.

Claro está, que basándome tanto en esa persona, al desaparecer este apoyo me hundí bastante. Siempre me ha quedado otro apoyo, y ese es Dios. Pero todavia no he aprendido a confiar en Dios del todo (cosa bastante grave por mi forma de pensar). Y no es porque no crea en él (al contrario), sino porque todavía no he encontrado la confianza en mí.

Las gente más admirada por las personas son las que aparentan bastante seguridad en sí mismas. Hablando de la madurez con un amigo, éste me expresó que la encontraba en persona seguras de si mismas. Yo creo que toda persona debe apoyarse en algo, aunque a los ojos de los demas no lo parezca.

¿Cómo consigo confiar en mí? Quizás cuando consiga todo lo que me propongo conseguir. Pero esto no resulta facil cuando hay parte de la propuesta que depende de otros. Hay que buscar un apoyo que no dependa de nadie: ni de tus amigos, ni de tu jefe, ni de los profesores, ni del estado, ni de las cosas temporales... al final, sólo me queda Dios.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO