Un yo, un tú o aun aquél

>> lunes, octubre 29, 2007

Algo más difícil que saber qué piensan los demás puede ser pensar en qué realmente piensa uno mismo.

Hace un par de meses, hablando con una amiga, profundicé bastante en un tema: ¿quién soy realmente yo? Quizás mi forma de comportarme no es la mía, ya que se debe a una forma de ser formada a base de palos. No quiero enfadarme con nadie, no quiero hacer daño a nadie, no quiero molestar a nadie... al final me quedo con el "¿No quiero a nadie?"

Claro.. que analizando... analizando... anoche estuve hasta las "mil" estudiando. Y en esos momentos pienso mucho. Me he levantado esta mañana pensando ¿sería capaz de dar la vida por algo? Así parece muy tétrico, pero me estoy refiriendo a que si tengo algo por lo que vivir, algo que defender. Y entonces me meto en la que ¿realmente hago algo o es que me da todo igual?

No, la respuesta es que no tengo nada que defender a muerte. Y no es porque prefiera vivir... sino que quizás, amo a todos o no amo a ninguno. Soy capaz de irme a vivir a un sitio donde no conozca a nadie y quedarme tan ancho. Lo peor de esta cuestión es que no me baso en ninguna persona en la que apoyarme. Seguramente es la cruel experiencia de vida: sólo me baso en cosas que no son "humanas": mis estudios, mi investigación, mis ganas de aprender formas de comunicar mis sentimientos (pintura, música)...

Total, que realmente no se si estoy formándome un yo, si soy un yo o si soy un resultado de lo que los demás quisieran ver (aunque no es mi intención).

AAAAaaauuuooooaaa... que sueño que tengo. Debería dormir más.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO