Noches de colores

>> viernes, mayo 18, 2007

Esta semana tuve una noche de color. El Martes preparando la convivencia de catequesis y estudiando para los exámenes; con ello, me llevé todo el día sin hablar con nadie. Así que para remediarlo me puse a leer un blog. Y me encontré con frases como "ser uno mismo" y "sigo buscando mi sitio"

Realmente, pienso que en Madrid poca gente me conoce. A decir verdad creo que sólo una persona me conoce (va por ti, Bec'am), y quizás sea porque hemos tenido experiencias de hacer el tonto juntos o estar mucho tiempo juntos.

Pero el resto de España ¿alguien me conoce?. Lo dudo. Y el problema es complejo. Yo, por mi naturaleza actual, pues lo cuento todo: no tengo nada que ocultar. Tengo tantas cosas que contar... que creo que al final no digo nada debido al "popurrí" mental que suelto. Las personas no se interesan en alguien que lo cuenta todo. Es más: les gusta más indagar para descubrir a una persona con esfuerzo que dártelo todo hecho.

No es la primera vez que pienso que debería estarme callado, porque estoy más guapo, pero si lo hago me vuelvo más autista de lo que ya soy. ¿Yo autista? Sí, porque quizás prefiero estar solo. Y suelo quedar con la gente para hacer algo en común: cantar, preparar algo, etc... pero no sirvo para hablar.

¿Hablar? Es una situación incómoda en mi caso. No se pensar cuando hablo, y no puedo responder con soltura. De esta forma parezco un poco lelo al hablar. Sólo con las personas que me siento cómoda puedo hablar tranquilamente. Curiosamente, estas personas no han intentado conocerme, simplemente han estado mucho tiempo conmigo y hemos coincidido en que nos gusta hacer las mismas "chorritontadas". Y a base de reírnos de nosotros mismo y de nuestro pavo... nos hacemos amigos.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO