SUPER-REFLEX: Storywriter

>> martes, noviembre 07, 2006

¿Has pensado alguna vez que tu vida es un libro? Un libro en blanco... en el que vas escribiendo cosas. Pero ¿has pensado escribir en el libro sólo con lo que quieres dejar en la vida? Es decir: con lo que te quedarías de tu vida.

Si yo tuviese que escribir en ese libro... sé lo que quiero escribir, pero lo tengo en blanco. Pero Sergio... ¿cómo lo vas a tener en blanco con la vida que llevas?

Sinceramente, sé que he vivido muchas experiencias. También sé que la mayoría de la gente me ve como si yo no hubiese vivido la vida... pero eso es porque no "doy la impresión". Os voy a contar lo que he hecho en la vida, y luego os explico porqué no escribiría nada de esto.

He pasado por ser el chico al que todo el mundo se metía en clase, pero también por el que algunas personas admiran (no se porqué, supongo que será a raíz de cuando me dije que haría las cosas sin preocuparme por el "qué dirán"). He pasado por la timidez absoluta a hablar en público sin guión. He estado viviendo sólo desde que terminé el instituto, y malamente me he acostumbrado a ello. Me he atrevido a ponerme metas como irme a Alemania a trabajar y que ello me costase "mi anterior vida". He trabajado en uno de los institutos tecnológico más modernos del mundo (donde se invento el MP3) y he trabajando en empresas donde me envía a países que apenas cuidan de la humanidad. He sido amigo de gente que apoya la dictaduras y comunismos, independentistas radicales vascos y catalanes o extremistas españoles. He estado con gente que me ha querido y con ello he rozado lo que es proteger a una persona... quizás el amor. He convivido con gente religiosa y con otros tantos completamente anti-iglesia. He vivido de cerca la muerte de seres cercanos y me he dado cuenta lo frío que soy en éste ámbito. He viajado a numerosas culturas, conociendo el carácter de las personas de cada país: America, Asia, África, Europa... He luchado contra la incomprensión, la avaricia y la calumnia, y no he salido bien parado nunca. He intentado ayudar a la gente... pero cuando no me lo han pedido, y eso me ha salido mal. Y lo peor de mi vida, es cuando he tenido que luchar con 5 problemas a la vez y no he podido aguantar semejante cruz yo sólo... pero sigo estando sólo para resolverlos.

¿Y qué pondrías en el libro? Por ahora nada... porque todo lo he hecho por buscar mi sitio... un sitio que no encuentro. Ayer le dije a una amiga que yo no me encontraba en este mundo. Tampoco a gusto conmigo mismo, sobre todo. No me siento que conecte con las personas, y eso me hace sentir muy raro.

El último día de mi vida me gustaría abrir ese libro en blanco. Me iría a la última página, y sólo me gustaría poner una palabra. La única que estoy buscando, la que necesito comprender, la que haya dado sentido a mi vida, y la única que necesito llevarme: amor. Pero no se repartirlo, no se encontrarlo, no se reconocerlo. Sé que me lo envían, se que me lo entregan. No se recibirlo, no se darlo. Y así van pasando los años: haciendo muchas cosas, conociendo mucha gente... y al final no comprendo nada.

Mi próxima meta es muy simple: cambiarlo todo. Como no se repartir el amor, me cuesta poco o nada perderlo. Como hice en el Pais Vasco, como hice en Alemania y como haré en Madrid: Me marcharé un día, dejaré grandes personas atrás, dejaré grandes intentos por hacer algo... para empezar a buscar en otro lado. Quizás por eso me quiero ir a Japón ¿dónde más lejos? Pero no es por huir, sino por buscar: He encontrado un sitio que la gente se parece un poco más a mi caracter, que las aficiones las compartiría y que la forma de expresarme no ofendería.

¿Lograré algún día escribir en mi libro?

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO