REFLEX: La edad de "Adán y Eva"

>> domingo, julio 23, 2006

Pensando en mis tonterías (cómo no), y debido a que le hemos dado mucha traya en el Espino a los pasajes de la creación, me ha dado por pensar en "nuestra edad de Adán y Eva".

Erase una chica que no tenía maldad. Aún no era consciente de qué cosas son buenas o malas... y por ello tenía por prioridad no hacer daño a nadie. Trataba a la gente con ternura, se avergonzaba de las picardías y procuraba ser amable con la gente que le había educado.

Llegó el fruto... el prohibido. Un umbral que no deberíamos pasar, pero que todos pasamos. Y es cuando somos conscientes del mal... y lo hacemos.

He conocido a gente maravillosa en el Espino. Sobre todo los más jóvenes. No se cómo deciros, pero es de los que aprendo algo más: Los "mayores" (y generalizo, pero no son la mayoría), ya tienen bastante "trayado" el mundo. No se asombran de nuestro mundo, cosa algo lógica pensando en que son trabajadores y saben cómo hacer las cosas.

Pero los que, por ejemplo, han venido por primera vez al Espino, son mi debilidad: Quizás en principio ellos mismos se consideran que no tienen nada que enseñar, pero no es así. Tienen sus problemas reales, sus inquietudes y... su inocencia. Quiero resaltar la inocencia, pues es la que hace que te cuente las cosas que le pasa, que demuestre su ternura, que no vea maldad en un acto y que tenga miles de detalles y gestos.

No se bien como explicarlo, pero quisiera que nadie perdiera la inocencia. Y si la pierdes, porque es inevitable, ¡recupérala!. No te dejes influir por los demás, dentro de tí esta una persona tremendamente bondadosa. Por favor. os lo pido por favor, ya que, esa inocencia, es la que hace que me levante cada día, me contagie, y me diga "¡Qué ilusión es seguir viviendo, para seguir aprendiendo!"

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO