Viaje a Júpiter II

>> domingo, junio 10, 2007

¿Cuántas veces me lo preguntaré? Tantas como pueda, para estar convencido en cada momento de mi vida sobre qué quiero hacer. Y sé que jamás estaré completamente convencido de casi nada. El último día de oración en PS se leyó éste texto:

Quien tenga miedo...

Quien tenga miedo a andar, que no se suelte de la mano de su madre; quien tenga miedo a caer, que permanezca sentado; quien tenga miedo a escalar, que siga en el refugio; quien tenga miedo a equivocarse de camino, que se quede en casa... Pero quien haga todo esto ya no podrá ser hombre, porque lo propio del hombre es arriesgarse. Podrá decir que ama, pero no sabe amar, porque amar es ser capaz de arriesgar por otros.

Vientos de libertad, Julián Ríos.





- ¿Has pensado alguna vez qué es lo contrario de amor?

- Odio.
- Enfadarse y ponerse triste por una persona quiere decir que te preocupas por ella
- ¿Entonces qué es?
- Apatía*
- ¿Apatía?
- Sí, es la indiferencia hacia las personas. Es peor que odiar. Porque si odias es porque te preocupas por la falta de amor de alguien e incluso la carencia de amor que tiene la propia persona que odias. Sabes que con amor se arreglaría, si lo entendiese bien. Pero la indiferencia... es lo más cruel contra el amor.





Me siento solo. Sólo está uno cuando se queda en casa. Tengo que salir de casa si no quiero estar solo. Entonces empiezo a caminar, y voy por mi vida caminando solo. De repente, se cruza una persona... muestras interés, luego hay amor. Pero sigues caminando por la vida solo, habiendo dejado amor a esa persona. Y te encuentras caminado y en tu vida se cruzan cientos de personas. Y te sientes solo... ¿no te das cuenta que has repartido amor a miles de personas? Incluso puedes haber repartido odio... pero has conseguido que esa persona no sea indiferente a los demás. ¡Has puesto en marcha el amor!

¿Que quieres de tu vida? Dar amor. ¡Pues muevéte! Y verás cómo el amor surge. Y verás que en tu vida debes hacer las cosas que te hacen amar, porque el amor te perseguirá.

Sí, me voy a Júpiter.




*Trastorno de la afectividad que se caracteriza por la impasibilidad de ánimo,
estado de indiferencia frente a las personas, el medio o los acontecimientos,
que trae consigo una alteración en la capacidad de expresión afectiva
por parte del individuo frente a toda una serie de estímulos externos e internos.

1 han cogido un SUGUS:

anachan,  domingo, junio 10, 2007 11:55:00 p. m.  

que pronto resuelves lo de jupiter!
a mi me parece muy bien que vayas, debes seguir con las cosas que te ponen a prueba para seguir ilusionandote

y no te preocupes porque seguramente quien realmente te quiera seguir, sera paciente y estara en todo momento a tu lado, para aparecer cuando lo necesites

Publicar un comentario

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO