Un sueño de sistemas

>> lunes, agosto 30, 2010

Hoy he tenido un sueño curioso. Resulta que estaba Zapatero dándome una clase no se de qué. Mi pupitre estaba pegado a otro, en el que estaba sentada una chica. No recuerdo en absoluto quién era, tan sólo creo que era una amiga y me gustaba estar a su lado... ¡que rabia esto de los sueños que olvidas la parte buena!.

El edificio en el que se daba la clase era cuadrado y de cristal. Creo que es una recién construido en Barcelona, de Toyo Ito y Fermín Vázquez.


Al acabar la clase había un turno de preguntas. Es aquí donde me dio por meter follón: Le dije lo siguiente:

"No entiendo que un estado apruebe el aborto o la eutanasia. Ni nosotros mismos somos dueños de nuestro cuerpo, no pudiendo controlarlo en su totalidad. No veo en que punto se puede permitir a otro ser humano matar a otro.

No me gustan los estados con muchas leyes, España es el segundo país con más leyes del mundo. Pienso que un estado tiene el deber de proteger al mas débil y eso no lo veo en los estados. Si podemos ver horrorizados cuando matan a un niño -y cuanto más débil peor- ¿en que punto perdemos el horror para matar a un bebe?"
No te confundas: lo que me gustó del sueño no era ir contra Zapatero. Realmente él no tiene culpa. La tiene una masa de gente que se cree que dirige cosas con solo meter un papelito en una urna. Vota a alguien a su imagen y semejanza. Hace poco leí éste artículo, feliz de que alguien más pensase que la mayoría no obtiene la mejor solución.

Para mi el meollo está en que un sistema democrático tiene sus bases en el egoísmo de la gente y en su dependencia hacia otras personas.
  • En el egoísmo porque saca su peor parte: el materialismo, para hacer lo que sea por dinero pisando el altruismo.
  • La dependencia porque te quiere hacer depender de los demás para que seas algo "igual a todo" y no uno mismo. Es decir, que si destacas en algo, la mayoría te pisotea o provocará injurias sobre ti con tal de que te acobardes. Sociedad maruja, vamos.
Me gusta internet porque veo que es el escape de la humanidad a su propia carcel. Lo malo es que sigue habiendo gente con dinero que quiere ponerle vallas al campo -como siempre- para que no se produzca revolución ni cambio social alguno.

Mi propuesta es un sistema que obligue a elegir, a aceptar las consecuencias, a pedir ayuda y que se tenga que pedir perdón.
  • A elegir porque todos los días tenemos que tomar decisiones. Me da risa lo de "un papelito en una urna cada 4 años".
  • Aceptar las consecuencias porque si tiras la piedra y escondes la mano es una cobardía.
  • A pedir perdón porque es algo que debería tener puntos positivos para el que lo hace, y en esta sociedad marujíl sólo te da negativos.
  • A pedir ayuda es porque si te equivocaste y asumiste las consecuencias, vas a necesitar ayuda para salir adelante.
No un sistema que gane el que más mala leche tenga y -por supuesto- más dinero. La justicia no funciona, pues gana el de más dinero. La política no funciona, pues no acepta el "yo he tenido la culpa, perdón". La democracia no funciona, pues la incompetencia de unos perjudican a otros sin que se pida perdón ni ayuda al competente. Y el capitalismo no funciona por exceso, porque nunca entenderé que una persona gane 1000 veces más que otra simplemente jugando por tener dinero.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO