Hombres de vida perdida

>> viernes, agosto 06, 2010

Hace un tiempo tuve que eliminar a varios amigos de Facebook. El motivo es que unas terceras personas estaban insultando y humillando cada comentario que hacía de una forma que pareciese que yo no me diera cuenta, pero pudiese ser el objetivo de un hazme reir por su parte. Si lo hubiesen hecho una vez, no me hubiese dado cuenta, pero lo hicieron numerosas veces.

Me estuve acordando entonces de la época de instituto, donde los niños -para sentirse aceptado en un grupo- insultan a otros o se vuelven radicales en su actuación con tal de humillar más que nadie.

Sin conocer nada de la persona pueden insultar -por ejemplo- con un "Gordo". Estar gordo no es un defecto, perfectamente le puedes decírselo a un amigo con cariño. Pero cuando se quiere humillar se dice de forma cruel.

No entenderé a las personas que hacen esto. Normalmente son personas bajas de espíritu, que no tienen personalidad y prefieren comportarse de una forma en la que creen que son aceptadas o aparentan ser "machotes". Detrás de esto, intuyo problemas familiares, de sociabilidad o de falta de sentido común.

Ahora bien, esto es una bola que aumenta ¿que pasa con ese grupo de personas que se comportan así? ¿y los que les siguen y aceptan esa maldad, pero son dependientes y no quieren llevar la contraria? Veo en todos los grupos una desviación a una -cada vez mayor- infelicidad.

La cosa es que a mi me insultaron por ayudar a mi madre en una tienda de ropa femenina. Cuando se quiere hacer daño, se usa cualquier cosa, así que podríais imaginaros qué tipo de insultos me llegaron.

Luego, con un poco más de madurez -aunque mezclada con dosis de cabreo- pensé cómo arreglar esto con dos personas de 40 años que se comportaban como críos. Me encontré con el mismo problema del instituto ¿cómo solucionar esto?.

Pues en primer lugar, podría hacerlo a torta límpia (¡Que alguien me dé una espada!), pero no soy usuario de violencia. Aun así no es que tenga miedo a pelear. Sé pelear, y se hacer daño... bastante daño. Las apariencias engañan, no aparento poder dar una paliza, pero me he llevado lustros peleándome con mi hermano a torta limpia y sé mis límites, sé agarrar a una persona, sé defenderme y sé dejar a alguien inconsciente.

Pues aun sabiendo pelear nunca lo he usado. Sólo soy capaz de pelearme con alguien para defender a otra persona -pero no a mi-. También, tengo miedo a hacer daño a una persona, y no recurriría a este nivel si no es porque la vida peligra.

Luego la solución puede se la segunda: la psicológica. Y para esto tienes que anular la parte del "insultador" que le hace insultar: los amigos que le siguen la corriente. Se me ocurrió entonces escribirle personalmente una carta para, posteriormente, quedar a hablar. Eso sí, a solas, para que no tuviese ningún sentido la razón del insulto: sin amigos con los que hacerse el gallito ¿para qué hacerlo?

Luego comencé con el escrito:

Creo que sabes de sobra quien soy, así que voy al grano.

Limítate a reírte de la gente -a base de humillarla públicamente- que sean tus amigos. Yo no lo soy, luego omite semejante comportamiento cobarde e infantil para conmigo.

Pero si insistes en ello, ten la valentía de venir a mi tienda -que bien sabes cuál es- y decirme las cosas como un hombre: sólo y a la cara.
Quizás fui demasiado agresivo, lo reconozco. Hubiese preferido quedar para hablar, pues me gusta usar la empatía: el ser humano suele hacer maldades pero no por ser malo, sino por miedo a otras cosas.

Recibí una respuesta: "Creo que esto no tiene nada que ver contigo Así que no te molestes, es una coña que tenemos con ---- y no tiene NADA que ver contigo." Claramente no era verdad, ya que incluso me menciona que había una "coña" y una persona que yo no había mencionado.

Aunque lo dejé estar por este lado, no me quedé a gusto. El motivo es que puede seguir humillando a otras personas sin aprender la lección, y quizás debí haber quedado con él para que aprendiese un poco de empatía, o incluso que viese que insultar no es una vía para mantener amigos.

Dejemos estar al tiempo, que éste hace que las personas malas sean infelices sin que ellos mismo lo sepan, porque estos nunca reconocen sus errores ni reconocerán que son infelices... pero desde fuera se puede ver y uno prefiere no acercarse.

PD: Si eres persona involucrada, he mantenido el animato, así que ruego no hagas comentarios para no romper dicho anonimato y menos que los terceros se enteren. Gracias.

5 han cogido un SUGUS:

Carbayona Kunigunda sábado, agosto 07, 2010 4:41:00 a. m.  

y... a riesgo de meterme donde no me llaman, a sabiendas de que sólo nos "conocemos" virtualmente y bajo los efectos de la anestesia del dentista que me impiden dormir (efecto secundario que siempre me pasa, y aún no entiendo), me tomo la libertad de comentar:

si te das cuenta de que los comentarios no son más que machadas de gallo de corral, provenientes de gente que ni te va, ni te viene y por los que tú no sientes ningún aprecio especial... no merece más la pena castigar con el látigo de la indiferencia?

si ocurre sólo una vez, sí podría ser una ida de olla momentánea y le encuentro sentido a intentar entender qué pasó ahí. Pero si ya ye repetitivo y conseguiste calar a los atacantes... merece la pena dedicarle ese tiempo de tu vida a esa gente? hasta con las personas que queremos hay roces y malentendidos (algunos que duelen a muerte) y a esos sí que hay que dedicarles todo lo preciso y más. Pero al resto del mundo, mientras siga con actitudes infantiles... mejor esperar a que maduren y si no... compasión, debe ser duro tener que reafirmar la (inexistente) personalidad propia a base de tener que reírse del resto. Sinceramenre, si hubieras intentado hablar con ellos, te hubieran tomado por el pito del sereno, meiner meinung nach.

PS: esto no es ningún tipo de consejo (odio dar consejos), y tal ver dentro de un mes hubiera escrito otra cosa distinta, no lo sé, pero ye que me fascina el comportamiento humano en sociedad. De hecho estudio Educación social (tras aburrirme de todas las leyes que pretendían meterme cuando estudiaba Sociología), pero la mejor escuela sigue estando fuera de las aulas...

PS2: si no te gusta mi post, ven aquí y pelea!!! tu espada contra mis técnicas de muay thai!!!

Sugus sábado, agosto 07, 2010 8:50:00 p. m.  

¡Gracias Carbayona! ¡Que alguien me dé una espada!!! Voy a hacer trizas tus patadas de muay thai!.

Y en serio: te doy todo la razón con la indiferencia. Es la opción que tomé al final, sinceramente.

Pero tengo dos razones por las que lo quería contar:
(1) quise escribir esto en mi blog no porque lo leyesen los implicados (que sinceramente espero que no), sino porque creo que por el mundo hay mucha gente que les pasa estas cosas... y creo haber encontrado una especie de solución: hablar con los "hombres de vida perdida" a solas y sin la gente sobre la que se quiere poner gallito. Entonces el "gallismo" se espanta... y creo que puede aparecer la sinceridad.

Esa solución es la que quise dar cuando estaba en el instituto y sólo conseguí aplicar con una persona.

(2) Te doy nuevamente la razón en que es difícil hacer razonar a esa gente. Pero también me duele por las personas que la rodean y sacrifican un buen hacer con tal de obtener engañosos beneficios enmascarados en "compañerismo" o "amistad". Junto con el dinero son los otros vicios a los que se aferra el ser humano (cuando la amistad es malvada, pero se mantiene por no estar solo).

Quizás es un grito a "sé tu mismo" y a un "nunca hagas caso de los hombres de vida perdida"... si es que no quieres perder la tuya.

Nuevamente, gracias por tu comentario no te has metido en absoluto en lo que no te llaman pues para eso lo pongo público ¿no? Tómate un sugus de mi parte olvidemos nuestro enfrentamiento con el muay thai, ya que hoy me he dado de tortas con mi hermano al karate y me ha salido un moratón.. y no quiero más!

Me viene al pelo "Haga a su hijo un hombre de vida perdida" aquí: http://carbayona.blogspot.com/2009/03/decalogo-para-hacer-de-su-hijo-un.html

Sugus domingo, agosto 08, 2010 10:20:00 p. m.  

Qué apropiado, tú peleas como una vaca.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO