Encontrar para lo que vale uno

>> jueves, septiembre 02, 2010

Tengo, Nayra, dos pensamientos respecto a esto: Uno es que siento que aun debo acabar cosas para "liberarme" y hacer lo que quiera. Otro es que sé en qué soy bueno y el primero, pero es algo que no me vale para darme de comer (ni es adecuado) y suele generar en los demás envidia con objeto a hacerme daño.
(¡Ups! Esto da para otro "REFLEX" de mi blog)
(Hace un tiempo en facebook)

Las "cosas" de las que debo liberarme se han reducido bastante. Ahora se quedan en Arquitectura y la tienda Agua de Menta. En un futuro las cambiaré a "futuro trabajo a media jornada" (imposible en este país de M) , seguir ayudando a mi madre en la tienda, y hacer viajes-aventura (distinguirlo de viaje-turismo).

Lo que me atrae es para reunir a gente, hacer cosas en grupo, abrir la mente a otras personas a base de conocer mundos diferentes. Pero mantener estos grupos no suelen durar mucho, pues requieren una pasión en el ejercicio que se realiza y que el factor humano no lo derrumbe.

Si se hace algo es para superarse, esforzarse, dividir tareas, hacer lo que gusta y AYUDAR en lo que no gusta. Vamos, hacer los deberes (que nunca gustan) de algo que gusta. Con esto estoy hablando de altruismo. Por poner un ejemplo, pondré el de un coro (que ya he estado en varios y me los conozco):

En un coro todos gustan de cantar. Si te lo montas en plan profesional echarás a la gente que canta mal y punto. Pero si te pones en plan "amoroso" en un coro cabe de todo, cantan todos y unos se ayudan a otros a esforzarse y superarse. Todos gustan de lo que hace y siente pasión por el cante.

Ahora bien, entre el "factor humano del mal rollo", y es cuando ya los unos se conocen a otros y donde se pierde el altruismo: unos sólo van a destacar, otros no respetan la opinión de los más jóvenes o de los que menos saben... y por contra son los que no realizan los deberes: que si hay que escribir una canción a máquina, organizar cantos, ofrecerse para editar, imprimir... algo así como para trabajar. En definitiva pierden dos veces: una por querer destacar en público y otra por ocultarse en lo privado.

Pues frente a que me gusta lo de hacer grupos y mezclar gente, termino este contrato cuando las personas me atacan directamente usando con mala fe lo que saben de mi: sí, es una forma de mantenerse en la cima, humillando a los demás. Aunque lo ganado es grande: pues recuerdo con mucha felicidad el haber invitado a amigos en situaciones en las que se encontraban solos y deprimidos a hacer cosas diferentes (a veces son los únicos que se ofrecen a hacer cosas diferentes) , acabando teniendo pareja o un grupo de amigos ¡que no tendría por el simple gesto de haber confiado en mi consejo!

Hala, me piro a la cama, que hoy sí que estoy poco altruista.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO