Ser misionero

>> domingo, septiembre 26, 2010

Hablando con una amiga de Honduras, me dijo -para una gran felicidad mía- que la habían nombrado misionera para las misiones de éste año. Yo estay encantado, porque es una chica muy tierna que vale mucho de misionera. Pongo la conversación (de forma anónima) porque pienso que hay gente que le puede gustar... sobre todo misioneros:

H: Gracias, pero la verdad al igual que mis compañeros no nos creemos dignos. Pero estoy disfrutando esta misión al máximo, conociendo tanto de mis hermanos y compartiendo la alegría de ser cristianos.
S: No seas tonta, mujer ¿porqué no seriáis dignos? mira, para ser misionero no hay que saber mucho. No hay que saberse la biblia de memoria. Ni ser cura. Ni nada de eso. Para ser misionero simplemente tienes que hacer las cosas con amor, explicar con amor, pensar siembre bien de los demas, ser altruista...
H: Bueno lo se, pero me dan ñañaras (nervios). Gracias a Dios no soy yo la que habla.
S:Sí eres tu la que habla, porque tu eres parte de ese amor que quieres enseñar. El caso es que muchos hablan de amor, pero no son consecuentes. Lo difícil es actuar con amor: uno sabe siempre actuar con amor (pedir perdón, saber perdonar, no tirar por caminos malos y rápidos), pero no lo quiere hacer. Porque si actúas con amor, te vuelves mas vulnerable a los demás y acabas... pues como Cristo, en una cruz por actuar con amor.
H: Si sé que tiene razon, pero la verdad no soy yo quien habla
S: jajaja. ¡tú si hablas!
H: Esta bien.
S: Mira, se suele decir que es el espíritu santo el que habla a través de ti, y esas cosas, pero yo lo veo de otra forma: Dios es una forma de decir Amor. Tu eres una parte de Dios, como todos,. Tu eres Amor, aunque eres independiente: tienes el amor y lo tienes que cultivar.
H: SI LO SE Y NO SABE COMO ME ALEGRA.
S: Así que se te ha dado la oportunidad de aprender del amor enseñando amor a los demás ¡eso es maravilloso!

En Honduras se habla de Dios tan natural y tan a menudo como de fútbol de habla en España. Si esta conversación la hubiese tenido con alguien en España, tendría que haber omitido mucho más la parte de Dios y mostrar una solución más basada en la razón que en la fe. Pero el camino me da igual siendo el mismo fin: demostrar amor amando a los demás. No hace falta meter a la Iglesia por medio, pero si resulta más fácil que hacerlo por la razón. Aun así me remito a mi planteamiento favorito para demostrar la existencia del amor universal: Las Cinco Vías.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO