Cosas que ni se piensan

>> jueves, agosto 27, 2009

Me tengo dicho que no debo ver historias de amor. Quizás porque me hacen querer tener un presente que no tengo o recordar un pasado que quiero olvidar. Aun así, a pesar de la tristeza, nostalgia o ansiedad que provocan, me encantan las historias de amor.

Estoy leyendo un manga: Pastel (leer de derecha a izquierda, y mas te vale hacerlo sólo si eres de mente abierta). Va de un chico que le gusta a una chica. Lo especifico así porque se ve desde el punto de vista del chico. La parte de la chica es un misterio. Por estas razones va dirigido a un público masculino, lo que no quiere decir que no sea leido por chicas. De hecho, a una chica le puede divertir leerlo por ver el lado masculino de las relaciones.

El caso es que he llegado al capítulo 90... y me angustié -como he dicho al principio- por recordar cosas. Os pongo en situación: Un chico callado con apenas un par de amigos tiene una novia guapa que todos los chicos le tiran tejos (ups... hasta aquí es todo lo mismo que a mi). Un día, a la chica le proponen ir a hacer algo donde estará rodeado de personas que la admiran (sip, esto también). El chico se angustia, ve que ella se puede alejar de él y se calla (igualito, igualito). Pero ella, sin pensárselo, rechaza la proposición para quedarse con su chico: su felicidad es estar con él, no el tener a muchos chicos alrededor (Vaya... esta es la parte que a mi al revés).

Es más entretenido leérselo, porque entras más en la trama. Si tienes novia y ella hizo lo mismo, estarás contento. Si ella prefiere irse, igual te preocupas aunque no tiene porque... cada caso es distinto. Si no tienes novia, te van a dar ganas de tenerla. :-P

Eso sí... no me arrepiento nada porque pienso lo mismo que el capítulo 95:

(hacer click para agrandarlo, lo he editado para leerlo de izquierda a derecha)
..

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO