El Francotirador

>> miércoles, julio 11, 2007

Nunca antes me habían hecho semejante descripción "Es que tu eres un francotirador - me decía Juan - actúas sólo".

¿Y qué remedio me queda? No se actuar en grupo, porque haga lo que haga, la gente piensa que me quiero hacer jefe o que quiero hundir a alguien. ¿Es culpa de la gente? No lo creo, porque han sido muchas las ocasiones y diversas las personas con las que me ha ocurrido.

Normalmente soy visto como Sergio sugus: el que hace cosas infantiles y reparte caramelos. ¿Puede Sergio Sugus responsabilizarse de algo? "No, no está capacitado. Él debe aprender, y nunca dejar de aprender". Cuando he aprendido lo suficiente, y me he esforzado más que nadie, paso a ser un "objeto peligroso al que hay que apartar. Hay que apartarlo porque no confiamos en él: es peligroso porque existe un 100% de posibilidades de que se equivoque"

Podría ser: Le pongo mucha ilusión a las cosas... tanta que puedo agobiar a cualquiera. Cuando quiero hacer algo me planteo (1) hacerlo yo solo o (2) compartirlo con los demás. Cómo se debe plantear una base de comienzo, siempre comienzo yo sólo y luego lo planteo a los demás para que lo modifiquen. Normalmente el paso 2 se convierte en lo contrario: es un rechazo a que yo haya propuesto algo por mi mismo. También he de reconocer que planteo cosas en ámbitos donde nadie los plantea y que no son abarcados por nadie. Intento ocupar un espacio vacío.

El Francotirador...

Pese a haber aprendido lo suficiente, querer exponer a los demás porqué he llegado a mis conclusiones... querer compartir las cosas que me ilusionan... nunca he podido hacer esto en público. Abarcando todo lugar donde actúo: Iglesia, trabajo, música... siempre me han parado los pies en el punto en el que digo "Ahora quiero hacer algo yo".

No soy una persona que quiera ser jefe de nada. Más bien, sí que me gustaría ser jefe para demostrar que no debes imponerte sobre ninguna persona: Igualarte. ¿Será esto por lo que nunca consigo nada? ¿Será porque los seres humanos necesitamos alguien que imponga su criterio de forma carismática pero sin razón?. Al final, me doy cuenta que valen mucho más las palabras que los actos. Puedes decir cosas impresionantes, pero actuar al contrario de lo que dices: Así te ganas a la gente, así la gente te sigue. Se demuestra con los medios de comunicación : sólo dicen, no hacen, pero todos los siguen.

Y de esta forma, nadie confía en mí. Seguiré siendo Sergio Sugus, el infantil que da miedo que haga algo. Del que no se sabe lo que puede llegar a hacer porque nunca le han dejado.

Eso sí: me queda mi faceta de francotirador... ¿te hace un café?

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO