REFLEX: Los "malvados"

>> domingo, febrero 11, 2007

BIENAVENTURADOS LOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED DE JUSTICIA, PORQUE ELLOS SERÁN SACIADOS.
- Dios sabe que desgraciadamente en este mundo, los hombres cometen muchas injusticias con otros hombres: meten preso al inocente, culpan al que no hizo nada, no pagan lo que el otro en justicia merece, roban al otro lo que le pertenece, agreden y hasta matan al inocente .
¡ Cuántas injusticias conocemos! Tu mismo has sufrido injusticias... Cristo no te dice: busca que se te haga justicia, véngate, desquítate... sino que te dice: ¡ alégrate, que ya Dios será justo en premiarte en el cielo por lo que has pasado aquí en la tierra !


Algunas veces entre en unos momentos de depresión porque veo injusticias que no sé cómo solucionarlas. No es tanto por cosas que pasan alrededor del mundo sino por cosas que les pasan a mis amigos o mi familia.

A veces me gustaría tener poder... mucho poder... como para poder evitar injusticias. Pero carezco incluso del don de la palabra como para convencer a nadie o para ser juez de una situación injusta. No quiero decir con esto que yo tenga razón, pues no es algo que quiera usar conmigo, sino por alguien que lo necesita y le están haciendo injusticia.

A veces he visto amigos tristes porque un tercero les ha dicho cosas que no debería y para mantenerlo a raya en la injusticia que se le está aplicando. También es verdad que para poder ser justos la persona a la que se le ha aplicado la injusticia debe colaborar... y eso no suele ocurrir tampoco.

Tengo dos personas muy queridas a las que se le está aplicando una injusticia enorme: Una a estado sufriendo la envídia y los insultos, los rumores falsos y las miradas de odio por parte de gente... mala, si, pero mala de "malvada". Os dije una vez que el peor pecado es decir cosas falsas de los demás, hundirle para beneficio propio. La segunda persona es una de esas que se le ha aplicado una injusticia, pero desgraciadamente nunca ha querido poner de su parte para ser defendido. Esta persona está mayor, ha perdido la consciencia de lo que hace... y su última voluntad no se está cumpliendo por culpa de los "malvados".

Y lo peor es que, una vez más, me siento sin poder para poder aplicar justicia. Pero sí me consuela que algún día se aplicará justicia: porque no todos vamos a estar en este mundo dentro de cien años, y llegará el día en el que se aplique un juicio sobre nuestro amor. Y las veces que hemos fallado al amor, las conoceremos con certeza, y podremos pedir perdón sobre ellas. La pena es que a mi me gustaría que eso ocurriese ahora, no dentor de cien años.

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO