Sentarse y tomarse un té.

>> sábado, agosto 25, 2007

Lo importante no es lo que uno hace, sino como lo hace, cuanto amor, sinceridad y fe ponemos en lo que realizamos. Cada trabajo es importante, y lo que yo hago, no lo puedes hacer tú, de la misma manera que yo no puedo hacer lo que tú haces.*

Me estaba preguntando cuánto tarda una persona en amar lo que hace. O encontrar las cosas que realiza por amor. Hay cosas que no paro de pensar: ya sea en el metro, de camino a mi casa o mirando el techo. Esas cosas no se si las pienso porque algo hice mal... o peor aún, porque hay algo que no hago o no me atrevo a hacer.

A ver... así pensando... lo importante no es la meta. Quiero hacer muchas cosas, cosas que me apasionan, pero me planteo muchas dudas: ¿hacer todas a la vez? ¿abandonar alguna y "focalizar"? Como odio la palabra "focalizar" ¡Tanta gente la usa conmigo!. Bueno... no es odio...p ero me hace pensar más... sobre todo porque me suelen echar en cara que tengo que "focalizarme" en una chica (no es mi objetivo "focalizarme" en eso; y así escrito suena como si fuese un ligón, cuando es todo lo contrario). Volviendo al tema: no podría dejar la guitarra; le dedico poco tiempo, pero me gusta. No podría dejar arquitectura, le dedico lo que puedo, me hace sufrir, pero me gusta. Y así con un etcétera.

Lo importante no es la meta: No es que sepa tocar la guitarra, no es que sepa construir un rascacielos. No es que sepa hacer de todo. Lo importante... es cuánto amor le pones, con cuánta gente quieres compartirlo y cuánto eres capas de sufrir para obtener amor. Sufrir porque cuando haces algo, siempre te puede aparecer el anti-algo. Anti-algo es un personaje o cosa muy siniestra. Puede ser una persona que le guste su trono, puede ser un objeto que no te aporte nada y te quite el tiempo (ejemplo obvio viniendo de mi: la tele).

Ponerle amor a algo -creo- requiere que tengas que salirte del camino. Cuando estaba estudiando historia del arte, me encantó leer en los libros más cosas... que no entraban en los exámenes. Y eso me apasionó. Cuando me llevo un día entero estudiando japonés... y veo que empiezo a entender cosas... me apasiona.

Y la eterna pregunta ¿cuándo aprenderé a amar lo que hago con tanta intensidad, que me lleve la vida en ello? Y ahora, vuelvo a empezar a leer desde el principio.

Lo importante...



2 han cogido un SUGUS:

celeste sábado, agosto 25, 2007 1:10:00 p. m.  

Pues ya que estás con las citas de la Madre Teresa, y por lo que veo has visitado a las "Misioneras de la caridad", te voy a escribir algo más de ella, que tal vez puedas llegar a la respuesta de tú última pregunta:

"Alguien preguntará por el secreto de mi vida. Es bien sencillo. Oro y, a través de mi oración trato de unirme a Cristo por amor. Orar a Cristo es amarlo, y amarlo significa cumplir sus palabras...La oración significa para mí la posibilidad de unirme a Jesús las veinticuatro horas del día para vivir con Él, en Él y para Él. Si oramos, creeremos; amaremos. Si amamos, serviremos.
Madre Teresa de Calcuta.

Este texto es un trocito de las tantas cosas que comenta en un libro sobre ella. Te escribiría y diría muchas más cosas, pero piénsalo.

¡Un beso!

Sugus sábado, agosto 25, 2007 1:46:00 p. m.  

Cuando estaba con las misioneras, una chica llamada Elena nos dejo varios libros sobre la Madre Teresa de Calcuta. Todos cogíamos de vez en cuando esos libros y leíamos un poquito. La verdad es que soltaba frases increíbles.

Seguro que te acuerdas: La frase del blogazo es una tarjetita que me diste tú hace tiempo, la cual siempre tengo al lado del ordenador. No la leo en meses, y cada vez que me da por mirarla es como si la leyese de nuevo.

A veces leo mucho, a veces escribo mucho, pero lo que menos hago es compartir con al gente estas cosas. ¡Con lo que me gusta a mi hablar!

¡Un beso!

Publicar un comentario en la entrada

Usted ha solicitado comerse un sugus. Inserte su motivo:

Sugus de Piña... desde 2004

Volver al PRINCIPIO